Una Guía sobre los Monstruos & Criaturas Misteriosas de la Patagonia

Escribí un libro sobre este tema que será publicado muy pronto. En este blog iré publicando citas y textos interesantes sobre el fascinante tema de la criptozoología de la Patagonia.

Austin Whittall

Bilingüe. Bilingual. English Spanish Blog - Blog inglés - español



7 oct. 2010

Sirenas de la Patagonia. Pincoya

 
Publicado originalmente en ingés el 10.11.09
 
Pincoya es la sirena de la isla de Chiloé. Hoy la describiremos junto con otras "sirenas" que, según las creencias de los lugareños y nativos, habitan las aguas de sus costas y también en los ríos y lagos de la región. Al traducir este posteo, investigué un poco más sobre este interesante mito (creyendo ver en él un origen europeo), decidí traducir mi post original y dejar para mi siguiente post lo que averigué sobre el origen de esta sirena patagónica: sirenas e incas.

Pincoya

El padre Diego de Rosales escribió a fines de los años 1600, que la ciudad chilena de La Serena (situada fuera de la Patagonia) fue llamada así porque se había avistado una sirena en ese lugar (el nombre luego se corrompió en La Serena). También comentó sobre otro ser acuático, una verdadera sirena, Pincoya, fue vista varias veces en el mar cerca de Chiloó en 1632:

se acercó a la playa una bestia que descollándose sobre el agua, mostraba por la parte anterior cabeza, rostro y pechos de muger, bien agetada, con cabellos o clines largas, rubias y sueltas; traía en los brazos un niño. Y al tiempo de zambullir notaron que tenía cola y espaldas de pescado, sobrepuesta de gruessas escamas, como pequeññas conchas. [sic][1]

Sin embargo Pincoya y Sirena eran diferentes variedades de sirenas, Vicuña Cifuentes notó que “Serena [sic] habita no sólo el mar, sino también en las lagunas y aún pozos, donde se la ha visto peinar su dorada y abundosa cabellera con un peine de oro”.[2]

Pincoya por su parte vivía exclusivamente en el mar. También era rubia y tenía un marido (o hermano según otras fuentes) llamado Pincoy. Juntos promovían la abundancia de mariscos y peces donde vivían y los nativos los veneraban por esa causa. Eran bondadosos y como Ngen-ko (guardianes de las aguas) solo se enojaban con aquellos pescadores que depredaban la fauna.[2]

Pincoya era la hija del Millalonco (ver abajo) y hermana de la sirena mapuche Sumpall.

‘Millalonco’ (el cacique dorado), era un un demonio acuático o ‘coheucufú’, fruto del apareamiento entre un león marino y una mujer en los albores del tiempo , poco después de que la benévola culebra de la ‘tierra’ “Ten-Ten” derrotase al nefasto ‘Cai-Cai’ terminando así con el diluvio universal.

Heredú de su padre un reino submarino y como un genuino Poseidón mapuche, era el señoror del mar y de los lagos. Sabio y generoso, los nativos lo veneraban pese a su aspecto monstruoso (tenía dos caras, de allí su otro nombre, ‘Epuange’).

sirenas
Sirenas de la Patagonia.

El marino inglés John Byron, mientras estuvo naufrago en la isla Wager, en el litoral sur de la Patagonia Chilena en 1741 tuvo una muy extraña experiencia al avistar un portento en el mar, quizás Pincoy:

Una noche nos alarmó un grito extraño, como de un hombre que se ahoga. Varios […] corrimos hacia el lugar de donde provenía el ruido, que no era muy alejado de la orilla; a la luz de la luna pudimos distinguir, aunque no muy claramente, algo que tenía la apariencia de un hombre nadando, con la mitad del cuerpo fuera del agua. El grito que lanzó esta criatura era tan distinto al de cualquier otro hombre que hubieran escuchado antes, que les causo una grave impresión a los marineros.[4]

Sumpall”, la otra sirena mapuche

Pese a que Sumpall era descripta a veces por los nativos como un duende acuático ella también era representada como una bella sirena mitad humana, mitad pez.

Es la equivalente mapuche de la Pincoya de Chiloé. Es más, se la describe como su hermana menor con el cabello largo y rubio al igual que el de ella.

Es curiosa la referencia a una blonda melena en todas las sirenas porque es un rasgo exclusivamente europeo ya que los nativos tenían el pelo negro. Es posible que refleje la gradual aculturación de los mapuches bajo el dominio hispano.

La personalidad Sumpall era volátil y podía ser tanto benevolente como malévola. A veces secuestraba gente malvada y, como guardiana de la naturaleza her&aicute;a a quienes dañaban a los ríos o lagos.

Hay aún otra sirena (¿o es otro nombre para el mismos ser?), Coíi Lafquen la doncella de los lagos en la provincia del Neuquén, ella también era rubia y hechizaba a los hombres con sus bellas canciones al igual que Telxiepia y Agláope las sirenas homéricas.

Bibliografía.

[1] De Rosales, D., (1877). Historia general de el Reyno de Chile. Valparaiso: El Mercurio. v. i, ii. v. 1. pp. 308- 309.
[2] Vicuña Cifuentes, J., (1915). Op. Cit. pp. 83 and 87. Citing: Cavada, F., (1914). Chiloé y los Chilotes. Santiago: Imprenta Universitaria. pp. 101-102.
[3] Byron J., (1996). Naufragio en las costas patagónicas. B. Aires: Ediciones del Sol. pp. 63.
[4] Alvarez, G., (1969). Donde estuvo el paraiso, del Tronador a Copahue. B. Aires: Ed. Pehuen. pp. 299.


Read this post in English

Monstruos de la Patagonia - Criptozoologia, Mitos & leyendas de la Patagonia
2010 Año Internacional de la Diversidad Biológica Copyright 2009-2010 by Austin Whittall ©

1 comentario:

  1. Thanks for an interesting site! I am glad to find someone who shares an unusual interest of mine! Feel free to visit my professional blog, La Pincoya Translations!

    Sincerely,
    Alayne

    ResponderEliminar


Hits
Desde el 30.09.10:

Copyright © 2009-2010 by Austin Victor Whittall.
Todos los derechos reservados por Austin Whittall para esta edición en español y/o inglés. No se permite la reproducción parcial o total, el almacenamiento, el alquiler, la transmisión o la transformación de este libro, en cualquier forma o por cualquier medio, sea electrónico o mecánico, mediante fotocopias, digitalización u otros métodos, sin el permiso previo y escrito del autor, excepto por un periodista, quien puede tomar cortos pasajes para ser usados en un comentario sobre esta obra para ser publicado en una revista o periódico. Su infracción está penada por las leyes 11.723 y 25.446.

All rights reserved. No part of this publication may be reproduced, stored in a retrieval system, or transmitted in any form or by any means - electronic, mechanical, photocopy, recording, or any other - except for brief quotations in printed reviews, without prior written permission from the author, except for the inclusion of brief quotations in a review.

Favor lear nuestras Condiciones de Utilización y la Política de Privacidad antes de acceder a este blog.

Condiciones de Utilización | Política de Privacidad

Monstruos de la Patagonia - http://patagoniamonstruos.blogspot.com/